Argentina: Éxtasis entre adolescentes: otra trágica señal de alerta

tapa_DATA_ART_2888467

Los jóvenes que las consumen las consideran “seguras”. Pero están asociadas a numerosos riesgos y pueden ser letales. Según la ONU, crece su consumo en el país.

Felipe Balderiote tenía 19 años y el perfil de un joven abocado al estudio y al deporte en su Corrientes natal. Allí, a todos les sorprendió su trágico final, el domingo pasado, en un hospital de Villa Gesell. Felipe tomó éxtasis para ir a bailar. Murió despues de poco más de una hora de agonía, a pesar de los esfuerzos de los médicos.

Fue el propio Felipe quien reveló a los galenos que había consumido una pastilla de éxtasis. Les dijo que poco después de hacerlo se sintió mal y fue al baño. Sus tres amigos contaron que se preocuparon, al ver que no salía, y lo fueron a buscar. Lo encontraron descompuesto, afectado por diarreas y vómitos y exhibiendo una sudoración excesiva. Felipe les dijo que no sentía las piernas y se veía hinchado. Lo llevaron al hospital, donde exhibió un cuadro de sobreexcitación psicomotriz que hasta dificultaba atenderlo. Más tarde tuvo convulsiones, un infarto y un edema pulmonar que terminaron con su vida.