Soltar aquello que no es posible o necesario.

tapa_DATA_ART_2888467

Tengan un globo a mano. Si fuese real, mucho mejor. Si no alcanzará con darle crédito a lo simbólico. Hoy vamos a entrenar con el objetivo de atrevernos a soltar aquello que ya, o al menos por hoy, no resulta necesario o posible.

El miedo al vacío, la soledad o la falta (en todas sus formas) suele ser hoy tan universal y contundente, como pueden serlo el temor a la enfermedad o a la muerte. Motivo suficiente como para evitar o escapar de la tarea propuesta. Sin embargo, atrevernos, al menos, a reflexionar sobre el asunto ya es un primer gran paso en dirección a los beneficios emocionales del desapego.